Los CIO deben empezar a transformar su fuerza laboral